sábado, 17 de junio de 2017

Tuve un sueño recurrente por mucho tiempo, en el que te amaba desde el amanecer hasta el mediodía
Oleadas de luz me acompañaron por décadas, pero en la tercera supe que los cuentos de hadas son un suspiro permanente, una joya brillante en el recuerdo, un momento de luz que ilumina.

Mi sueño ahora es que seas feliz sin mí, que seas pleno contigo mismo.
Gracias por tocar mi playa con las decenas de amantes que me abrazaron
gracias por la penetración
por el ritmo y el sudor
gracias por esta soledad latente

gracias