martes, 16 de diciembre de 2008


Me cobijaste en el cielo de tus ojos
me guardaste en tus párpados
para ofrendarnos en los sueños
te sonríes
y me toca la luz de tu sonrisa
soy paz en tus brazos para siempre

2 comentarios:

LUMPENPO dijo...

No sé como llegué pero me trajo mi barquito hasta tu puerto. Me gusta tu poesía es delicada, sutil, imágenes que se deslizan como brizna o como nubes en su algodón de cielo. Un abrazo.

larisa otero dijo...

Muchas gracias Lumpenpo,
agradezco el comentario, pido una disculapa por lo tardio de la respuesta, pues curiosamente, casi olvido mi blog, pero este año unos amigos me pidieron que les compartiera otro texto en prosa que vengo trabajando.
Subiré mas poesia para oidos y ojos delicados como los tuyos.
Un abrazo