martes, 10 de noviembre de 2015

V

La tercera entrevista supone que los nervios se han disipado
que el territorio se ha delimitado
que se ha encontrado el buen lugar de cada uno

El buen brujo sabe distinguir al mentiroso
del puramente seductor
la noble intención del acompañante
la discreción y prudencia
la incomodidad o el absurdo

Pero soy mal brujo
soy indisciplinado
distraído
inconsecuente
paso por alto mis propios defectos

por eso
en esta tercera entrevista
sigo nervioso.

No hay comentarios: