martes, 1 de diciembre de 2015

la semilla se volvió árbol


el pasado  inunda
y engaña
la sombra en la tarde se estira
alarga las formas
resuelve idílico el recuerdo

nunca será el mismo lugar
nunca será la misma persona
la semilla se volvió árbol
la cabeza se llenó de canas
mi rostro ha coleccionado arrugas
el entendimiento es otro

nunca te encontraré de nuevo
al que extraño en tus brazos
al muchacho del que me enamoré

pero me consuela tu versión madura
a tu fatigado ímpetu
que regresa a mis brazos
cuando busca consuelo

me cobijo en tu cuerpo
a la sombra de los recuerdos compartidos





No hay comentarios: