miércoles, 13 de octubre de 2010

III


Extraño cada palmo de tu cuerpo
desde las barandas de mi propio laberinto
un recuerdo sopla en la oreja
un fantasma me hace girar la vista.

Autoexiliada
estudio mi odisea
cobijada de suspiros
escojo los métodos y caminos mas entrincados
por ejemplo, el que va en espiral hacia mí misma.

Preguntaré al oráculo sobre mis deseos
pues no hay fecha de regreso
ni promesa de recuperarte
pero enuncio tu nombre
derramando salvia saliva y sangre
como ofrenda
para alimentar esta pira
que no es eterna
le pido me ilumine en esta odisea
inversa a tu encuentro.

Me preparo al cambio

Un suspiro tuyo está entretejido
cual hierba trepadora
frágil se enraiza en la entrepierna
si su raíz acepta mi cobijo
tu cuerpo tendrá entrada y salida libre
por los vericuetos de la próxima odisea.

No hay comentarios: